info@egoasesores.es
925 23 40 73

Conoce la gestión de una comunidad de vecinos

El Propietario, el Administrador de la finca y el Presidente de la comunidad
Comunidad de Vecinos

Conoce la gestión de una comunidad de vecinos

La gestión de una comunidad de vecinos es un trabajo cuya complejidad depende de las características de la finca. Número de vecinos, tipo de instalaciones comunes, seguridad privada, jardines, garaje u otros servicios pueden incrementar la dificultad de la gestión. Hasta el punto de hacer recomendable delegarla en administradores de fincas profesionales.

Existen tres figuras principales en cualquier comunidad, cuyas funciones, derechos y deberes se encuentran regulados por la Ley de Propiedad Horizontal:

El propietario

Es el núcleo de la comunidad y puede ejercer como presidente de la misma. Su voto en las juntas, junto al del resto de propietarios, establece las decisiones a tomar para el funcionamiento de la finca.

Un propietario de comunidad sólo tiene poder de decisión sobre su inmueble. Pero no sobre las zonas comunes, para cuya gestión depende del consenso entre el resto de vecinos. Por ejemplo, puede emprender una reforma en su casa. Siempre que no afecte al resto del edificio (que no invada zonas comunes, afecte a la estructura, etc.).

El propietario, entre otros derechos, puede solicitar información al presidente o administrador sobre el estado de las cuentas de la comunidad, o cualquier otra situación que afecte a su funcionamiento.

El administrador de la finca

No es una figura obligatoria en la gestión de una comunidad de vecinos. El inmueble puede ser administrado por los mismos vecinos o, si lo deciden por consenso, pueden delegar la gestión en el administrador.

El administrador es un gestor contratado para ocuparse de cualquier trabajo relativo al mantenimiento y funcionamiento de la casa. Entre otras tareas, se encarga de la contabilidad y la burocracia, como la solicitud de ayudas para rehabilitaciones, operaciones bancarias, gestiones con los contratistas de obras, y aportar cualquier asesoramiento que se le solicite.

En cualquier caso, no tiene capacidad decisoria propia sobre asuntos de la finca, y sólo seguirá el criterio de los propietarios. Por su posición, también puede ejercer una mediación en los litigios entre vecinos.

Administrador de Fincas

El presidente de la comunidad

El presidente ejerce la representación de la comunidad en los asuntos que la afecten. Esta función es una figura legal, rotatoria y de carácter anual, que desempeña un propietario. Acabado su turno, debe presentar el balance de su gestión a los vecinos.

Al presidente le corresponde vigilar el buen funcionamiento del inmueble y subsanar las incidencias. El presidente gestiona los fondos comunitarios y tiene acceso a la cuenta bancaria de la comunidad para ordenar pagos. Pero sólo si el gasto se aprueba por la junta. Por ejemplo, gestiona la contratación de servicios para la comunidad, como la limpieza. Sus funciones equivalen a las de un administrador de fincas, y debe servir al interés común de la vecindad.

Deja un comentario